Shibas que “hacen la cobra”

En ocasiones cuando estamos entrenando con un shiba y está respondiendo muy bien y aprendiendo rápido, vemos algunos retrocesos en particular en los ejercicios que implican acercarse a la persona que lo llama. Por ejemplo, el perro acude correctamente a la llamada, pero cuando nos agachamos para acariciarlo, recula.

IMG_20190124_114838
Momo, de Mononoaware

Esto suele suceder cuando ya no estamos premiando con comida, ni con juguetes, sino con caricias y refuerzo afectivo. En nuestras clases lo detectamos con rapidez, y en muchas ocasiones lo prevenimos comentando esta cuestión por adelantado.

¿Qué hace que nuestro shiba recule o, como solemos decir los shiberos, “nos haga la cobra”?

A menudo, cuando queremos felicitar a nuestro perro lo que hacemos es ir hacia él, agarrarlo y obligarle a recibir caricias. A veces nos inclinamos hacia delante gritando “muy bien”, contentos y felices porque nuestro shiba ha acudido a la llamada de forma impecable. Nuestro shiba en muchos casos está deseando que le liberemos para volver a oler aquello que ha dejado a medias, para darse una carrera o simplemente para tumbarse en el césped o volver a jugar con sus amigos. Sin embargo, nosotros, en nuestro entusiasmo, le damos palmaditas en la cabeza o similar.

Si bien muchos perros son extremadamente efusivos y cariñosos y reciben con alegría las muestras de afecto por invasivas que sean, en general no es el caso del shiba. Hay muchos perros, de todas las razas y tamaños, a los que esto les desagrada.

Decir qué debemos hacer en estos casos solo a través de un artículo es imposible, puesto que dedicamos gran parte del tiempo y de las prácticas a comprender en lenguaje corporal del shiba y al vínculo afectivo, que está muy relacionado con este tema. Sin

IMG_20181206_114348
Allaikhas Balrog

embargo, me gustaría dejar algunos apuntes:

  • Cuando entrenes con tu perro y le felicites solo verbalmente, da unos pasos para atrás, si quiere tu afecto se acercará a ti.
  • Cuando hagas cualquier ejercicio con tu shiba, y recule, mire incesantemente a otro lado, se ponga oler, bostece, o incluso se tense, piensa que es muy probable que estés siendo invasivo.
  • Si no ha querido tus caricias no lo agarres y le obligues.
  • Piensa que si quieres premiar a tu perro, realmente tienes que asegurarte de que lo estás premiando. Si cuando tu perro acude correctamente a la llamada, o hace cualquier otro comando correctamente, el premio es agarrarlo y obligarlo a recibir caricias, no lo estás premiando.
  • Gran parte de los shibas se caracterizan por ser mimosos “cuando ellos quieren”: ¡Haz que quieran! Y si no le apetece, deja que se marche. Tú mejor que nadie sabes cuándo está pidiendo mimos.

 

IMG_20190209_151302
Saiko, de nuestra amiga Olga

Si necesitas información, ayuda, tienes dudas, o cualquier comentario sobre este artículo o el mundo del shiba, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del email: mononoawareshibas@gmail.com

 

 

¡Muchas gracias por leer !

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s