Alimentación Canina (II): La Dieta Natural

(Por Israel Aparicio)

Anterior: Introducción a la Alimentación Canina

Elaboración

Una vez nos hemos decidido por una opción, llega el momento de ponernos manos a la obra. Empezaremos por la opción más compleja: la elaboración de una dieta natural adecuada, y a continuación evaluaremos las características fundamentales para elegir un buen pienso.

Lo primero que debemos tener presente es que la carne (o el pescado) deben de constituir tres quintas partes (al menos) del menú diario. Otras variantes como la conocida dieta BARF pueden aumentar este porcentaje, pero en ningún caso debe ser inferior. Como hemos comentado antes, los perros son eminentemente carnívoros y su principal fuente de proteína ha de ser de origen animal. C

Así pues, con esto en mente y para conseguir un equilibrio apropiado, una buena formulación sería, respecto a la cantidad total a elaborar:

  • 65% de carne o pescado (elegido de una única fuente, para favorecer su digestión)
  • 15% de cereal (proveniente, de nuevo, de una sola fuente)
  • 18% de verduras y/o legumbres (de 3 fuentes distintas para aportar variabilidad a la dieta)
  • 2% de extras

Vamos a repasar ahora un poco más en detalle cada uno de estos componentes pero conviene destacar que no es necesario (ni sano para nuestra salud mental) obsesionarse con el estricto cumplimiento de estos porcentajes hasta el miligramo.

  • Carnes y pescados: Dentro de la carne pollo, ternera, vaca, pavo, cordero, cerdo o buey serán las más comunes, aunque también se pueden incluir vísceras dentro de este grupo como corazón, lengua, hígado o riñones. Y ésta debería de alternarse (una o dos veces por semana por ejemplo) con pescado (ya sea fresco, como salmón,  bacalao, lenguado o merluza, o enlatado y conservado en aceite de oliva como sardinas o atún).
  • Verdura y legumbres: Contamos con una gran variedad para elegir entre las aconsejadas, que son: remolacha, brócoli, zanahorias, repollo, espárragos blancos y verdes frescos, espinaca, guisantes, verduras de hoja verde, judías verdes, alubias, lentejas, garbanzos, coles de Bruselas, coliflor, calabaza, repollo, lombarda, berza, apio, col rizada, brotes de alfalfa o de soja, champiñones, calabacines, batata dulce, nabos… En cambio, tomates, patatas, pimientos y berenjenas están desaconsejados en aquellos casos de perros que padezcan síntomas de artritis, dificultades respiratorias o perros con parásitos internos o externos.

Además, dentro del porcentaje de verduras y legumbres, se puede incluir hasta un 5% de frutas tales como manzana, pera, naranja, limón, lima, mandarina, pomelo, sandía, melocotón, arándanos, frambuesa, albaricoque, uva (¡pero siempre sin pipa!) o plátano. No obstante es importante tener en cuenta que debido a su tiempo de digestión distinto (una media hora), es recomendable que no se administren al mismo tiempo que el resto de la dieta para así evitar causar problemas gástricos. La única excepción es la manzana, que sí puede darse mezclada con el resto de alimentos.

  • Cereales: Los cereales, como aporte de hidratos de carbono, pueden constituir hasta una quinta parte de la dieta, aunque no obstante su uso es bastante controvertido y son objeto de acalorado debate en lo referente a la nutrición del perro. Los defensores de las dietas libres de cereal (y de gluten) exponen que resulta una fuente de alimento menos natural para un perro. Sí es cierto que en estos alimentos ya se había realizado una predigestión por parte del herbívoro, por lo cual es importante suministrarlos siempre cocinados.

El arroz integral bien lavado (para eliminar el almidón), la quinoa, la cebada o la avena, siempre bien cocidos para facilitar su digestión.

  • Extras: Para terminar de completar una dieta completa, debemos rematar con una serie de extras que ir variando regularmente con objeto de conseguir un aporte lo suficientemente variado. Las constantes eso sí deberían de ser una cucharadita de aceite de girasol con cada comida, una pizca de sal del Himalaya y alguna especia como cúrcuma, orégano o hinojo. Otros posibles extras pueden ser:
    • Huevos: alternados con otros añadidos distintos, de modo que a la semana no consuma, en el caso de un shiba, más de un huevo entero. Siempre cocidos, incluso con su cáscara bien limpias y trituradas en polvo. Contiene proteína de alto valor biológico y en el caso de la cáscara, un más que destacable aporte de calcio.
    • Derivados lácteos: si bien la leche de vaca no es recomendable, otros como el kéfir, el yogur natural con lactobacilos (rico en probióticos), el queso fresco o blando y la cuajada natural sí son apropiados y es conveniente añadirlos regularmente, aproximadamente unos 50-100gr a cada 500gr de ración. No deben tener conservantes ni colorantes, ni sal en el caso del queso.
    • Frutos secos: como cacahuetes, nueces, avellanas, piñones o almendras, siempre sin aditivos y sin sal. Son una fuente de proteínas y de grasas, aunque es mejor evitarlos en el caso de alergias alimentarias.
    • Alfalfa y otras hierbas como perejil, hierbabuena, romero o tomillo. Se pueden incluir como hierba fresca o a modo de las especias que mencionábamos al principio.
    • Otros: Dátiles, higos…

En resumen, como hemos visto, existen multitud de opciones a la hora de confeccionar la dieta, si bien  existen algunos alimentos “prohibidos” los cuales debemos siempre evitar (¡será por otras opciones!), como son: la cebolla, el chocolate, las nueces de macadamia, los pipos de uva y el aguacate.

 

img_4570

Para complementar la dieta, es recomendable añadir periódicamente, a gusto nuestro y de las necesidades de nuestro can, uno o varios de los siguientes complementos:

  • Huesos recreativos: por ejemplo, rodilla o fémur de bovino.
  • Vinagre de manzana: además de resultar un desinfectante natural y ayudar al sistema inmune del perro, un chorrito añadido a la ración diaria contribuirá a eliminar el olor a carne del aliento de nuestro compañero, que puede resultar desagradable para algunos.
  • Levadura de cerveza: una cucharadita regularmente resulta en una excelente fuente de vitamina B para nutrir la piel y el pelo.
  • Vitaminas B, C y E: recomendable su uso bajo supervisión veterinaria, ya que debe controlarse su administración a fin de evitar producir otros problemas. En diversas etapas como la muda o la gestación, sí pueden ser recomendables.
  • Tripa verde: el cuarto estómago de los herbívoros rumiantes, un aporte ocasional ayuda en la digestión y refuerza el sistema inmune del animal.
  • Aporte extra de calcio: no debería de ser necesario si se han seguido las recomendaciones anteriores, pero en caso de serlo (recomiendo bajo prescripción veterinaria) se pueden usar suplementos específicos de carbonato de calcio “camuflados” con la dieta para conseguir que nuestro perro la ingiera.

Cantidades

La última pieza clave a la hora de preparar una dieta natural para nuestro perro es determinar la cantidad adecuada para proporcionarle a diario. Y es que esta depende de numerosos factores como el nivel de actividad, la etapa desarrollo del perro, sus ciclos biológicos, el clima y de su peso.

Para la ración diaria para un perro adulto, en un estado normal, el peso debería de estar entre un 2 y un 3% de su peso. Si bien es común usar el peso actual del perro como baremo de medida, en mi caso considero más conveniente usar su peso ideal medio (dependiente de su raza y edad) como base. Para perros anormalmente grandes o pequeños dentro del estándar de su raza podemos variar ligeramente esta cantidad hacia arriba o hacia abajo, pero en el caso de perros de un tamaño “normal” para su raza conseguiremos a la vez ayudar a regular su peso dentro de los márgenes deseados. En cuanto a suministrar un 2 o un 3%, esto dependerá principalmente del nivel de actividad del perro:

  • Para un perro con un nivel de actividad bajo será suficiente con un 2% de su peso ideal.
  • Para un perro con un nivel de actividad medio, aproximadamente un 2,5% de su peso ideal.
  • Para un perro con un nivel de actividad alto, que realice ejercicio frecuente, lo recomendable es un 3% de su peso ideal.

En el caso de cachorros de hasta 10 meses de edad, que se encuentran en plena etapa de crecimiento, lo más recomendable para garantizar que la cantidad ingerida se adecue a sus necesidades es calcular, aquí sí, el peso en función de su tamaño actual, en concreto un 10% de éste entre los 2 y los 4 meses reduciendo paulatinamente un 2% cada 2 meses más, hasta llegar a los 10 meses de edad donde normalizaríamos ya a la cantidad de un adulto (entre 2 y 3% del peso ideal).

Dada la gran cantidad de factores que pueden afectar en mayor o menor medida a la cantidad de alimento necesario de nuestro perro, lo más sano es controlar periódicamente su peso y asegurarnos así que no aumenta o disminuye de forma notoria

 

Siguiente: El Pienso Comercial

Anuncios

Alimentación Canina (I): Introducción

(Por Israel Aparicio)

La alimentación canina siempre es objeto de debates y opiniones más o menos fundamentadas, y supone una fuente de numerosas dudas para los propietarios. A la hora de decidir cuál es el mejor o peor pienso para nuestro compañero canino, debemos preguntarnos : ¿en qué quiero basar su dieta? ¿en piensos comerciales o en alimentación natural? 

Alrededor de la alimentación natural hay muchos tabúes y miedos relacionados principalmente con si seremos capaces de darle a nuestro perro una alimentación adecuada y equilibrada, sobre el tiempo que puede llevar el preparar dicha dieta uno mismo, o sobre lo caro que resulta a la larga en comparación con otras opciones. Existen, además, importantes barreras sociales, relacionadas con la llamada “humanización” de nuestras mascotas. Cuántas veces habremos oído aquello de: “pero si es un perro”, “¿de verdad le vas a preparar tú la comida?” o “le estás consintiendo todo, si a él con el pienso le basta”. Lejos de entrar a valorar si dicha humanización es realmente mala o hasta qué punto lo es frente a la “cosificación” del perro, (lo que queda para otro artículo en sí mismo), planteo una sencilla pregunta en respuesta. Imagínate un plato que te guste mucho, no es tu favorito pero lo comes bien y con ganas. Ahora, ¿qué ocurriría si lo comieras durante toda una semana? ¿y durante toda una vida? Por supuesto te lo comerás, antes de morir de hambre, pero estoy seguro de que todos preferiríamos meter algo de variedad en nuestras dietas. Y ojo, que esto se puede hacer también con el pienso, como veremos.

Guía Básica de la Alimentación Canina

Antes de entrar en profundidad sobre la elección y elaboración de una dieta adecuada, conviene dar un rápido repaso a los seis grandes grupos básicos de nutrientes que todo ser vivo, incluido los perros, necesitan:

  • Agua: evidente pero no por ello menos importante, la obtendrá tanto bebiendo como comiendo, y en un adulto sano la cantidad consumida diariamente será de 2,5 veces la cantidad de alimento seco. Ciertos alimentos más secos, como el pienso, provocarán que nuestro perro tenga que ingerir aún mayores cantidades de agua, así que conviene tener este hecho en cuenta.
  • Proteínas: El segundo grupo en importancia, son el principal aporte energético del animal actuando como enzimas y hormonas. Varios de sus componentes, los aminoácidos esenciales, no pueden ser sintetizados por los perros y deben ser obtenidos de una fuente externa. Es por tanto que hablamos de calidad o valor biológico de la proteína en función del aporte de estos aminoácidos y de la cantidad necesaria a ingerir de dicha proteína para obtenerlo. Contrariamente a la creencia popular, los perros siguen siendo principalmente carnívoros, y la fuente de la proteína que ingieren, aunque puedan obtenerla de otras fuentes como resultado de su adaptación y evolución semi-omnívora, debe seguir siendo principalmente animal.
  • Grasas: Si bien no son indispensables, pueden actuar como una excelente fuente de energía, ya que resultan más digeribles que proteínas e hidratos y pueden proporcionar hasta 2,5 veces más la cantidad de energía que estos. Sin embargo, no se eliminan igual de fácilmente y pueden llevar, si no se controlan adecuadamente, al sobrepeso de nuestros perros. No deberían de suponer más del 15% del aporte energético total de la dieta.
  • Hidratos de carbono: los grandes objetos de polémica, existen numerosas discrepancia en si el perro necesita o no de carbohidratos en su dieta. Su principal función, aparte de influir en la actividad gastrointestinal (como la fibra), es de aporte energético. Por tanto, al poder extraer dicha energía de la proteína y la grasa, no necesitan de los hidratos estrictamente hablando, pero si permiten que el animal no tenga que extraer todo su consumo energético diario de éstas.
  • Minerales: tienen una importante y muy diversa función en el organismo, incluyendo por ejemplo el papel del calcio y del fósforo en la estructura ósea. En cualquier caso deben siempre regularse en su conjunto y no independientemente, y como parte de una alimentación equilibrada como las que veremos más adelante.
  • Vitaminas: Dada la gran cantidad de procesos fisiológicos en los que intervienen (vitaminas B o D para los tejidos de huesos y dientes, vitaminas A para la vista…) es vital asegurar un correcto aporte de las mismas a nuestros perros. Habitualmente se pueden introducir como complementos a su dieta normal, pero con precauciones: la vitamina C por ejemplo la producen los perros de forma natural y podrían causarles problemas de salud como la hipervitaminosis.

Comparativa: la Alimentación Natural y el Pienso

Por fin, una vez un poco más situados, llega el momento de tomar la decisión: ¿dieta natural o pienso? Teniendo en cuenta, como hemos comentado, que no hay opción enteramente buena ni mala y que debe adaptarse a nuestra realidad y día a día. Vamos a repasar las ventajas e inconvenientes de la dieta natural frente al pienso, de forma que cada uno pueda responder a esta pregunta de forma autónoma.

Ventajas de la dieta natural frente al pienso comercial:

  • Mejora la calidad de vida y estado de salud general del animal y su estado de ánimo, al igual que su vitalidad: aumenta su longevidad, disminuye el estrés al que se someten el hígado y el riñón al no tener que enfrentarse a un alimento seco y desnaturalizado, se reduce el riesgo de padecer artritis o desmineralizaciones de los huesos, su sistema inmunológico se ve reforzado, el pelo se muestra sano y brillante, se reduce el olor corporal, el riesgo de sobrepeso se ve severamente disminuido…
  • Un perro que consume alimento seco necesitará una mayor cantidad de agua dado que en el caso de la dieta natural gran parte de la necesaria la obtendría directamente de los ingredientes frescos propios de la misma. Esta reducción en la ingesta de agua deviene en un menor riesgo de sufrir dilatación gástrica y, en consecuencia, una torsión de estómago (este problema es menos común en el shiba que en la mayoría de razas).
  • Ciertas dietas naturales pueden conllevar una cierta ralentización del crecimiento en cachorros, lo cual no es malo en absoluto (nótese que estamos hablando de ralentización y no disminución) sino al contrario, disminuye el riesgo de padecer ciertos problemas musculares y esqueléticos derivados de un crecimiento demasiado rápido.
  • La dieta natural, como la mayoría de los alimentos frescos y húmedos, resulta más palatable para el animal y por tanto más apetecible. Además, existen mecanismos biológicos propios del perro para garantizar la ingesta de diferentes nutrientes por los cuales éste se llega a cansar de un determinado sabor repetitivo perdiendo el interés en favor de otros sabores distintos. Al resultar la dieta natural por lo general mucho más variada que el típico saco de 15kg de pienso, este fenómeno se convierte en otra ventaja a la hora de conseguir un alimento que coma con gusto y en las cantidades adecuadas.
  • El proceso de calentamiento por el que pasan los alimentos durante la elaboración del pienso y la procedencia misma de estos, que en muchos casos se trata de los productos descartados para la alimentación humana, hace que tengan un valor biológicomucho más reducido y que se necesiten mayores cantidades para conseguir el mismo aporte energético y nutritivo.
  • Mayor digestibilidad del alimento (¡el tiempo de digestión de la dieta natural frente al pienso puede ser hasta cuatro veces inferior!), lo que se traduce en un mayor aprovechamiento de los alimentos y en una consecuente disminución de las heces.
  • Mayor flexibilidad a la hora de adaptar la dieta a las necesidades específicas de cada animal, en función de su sexo, talla, edad, raza o patologías.
  • Desaparición casi total del riesgo de padecer cierto tipo de alergias alimentarias derivadas de los aditivos empleados en los piensos comerciales.

Inconvenientes de la dieta natural frente al pienso comercial:

  • Un alimento cocinado (como el pienso durante sus procesos de fabricación) resulta estéril y libre pues de bacterias y similares. En el caso de la dieta natural es necesario que la fuente de los alimentos elegidos es de procedencia fiable, y aun así los alimentos se pueden hervir a la hora de preparar la ración natural para eliminar posibles riesgos, opción preferida por algunos.
  • El pienso resulta normalmente mucho más barato que los alimentos requeridos en una dieta basa en la alimentación natural, incluso en el caso de piensos premium de alta calidad, que son desde luego los que recomendaríamos como mínimo.
  • La dieta natural requiere una mayor dedicación al ser necesario prepararla a diario, cada dos días o cada semana. Con el ritmo de vida actual, muchas veces no tenemos tiempo a diario ni siquiera para cuidar apropiadamente nuestra alimentación, con que puede resultar muy difícil encontrar el tiempo para la de nuestros animales. Una posible y efectiva solución para salvar esta dificultad es recurrir a productos naturales ya preparados, que no son además por lo general más caros que la dieta casera.
  • Necesidad de mantener las raciones en condiciones de frescor y óptima conservación. Si se opta por elaborar las raciones para toda la semana, quince días o mes completo será necesario congelarlas en buenas condiciones y respetando la cadena de frío para no afectar a sus cualidades nutricionales lo que puede hacer necesario el disponer de un congelador dedicado. Si por número de perros o disponibilidad de tiempo no tenemos esa necesidad y podemos preparamos las raciones cada dos o tres días entonces se pueden conservar directamente en la nevera.
  • En algunos casos puede ser necesario añadir a la dieta una serie de suplementos que no siempre son asequibles o fáciles de encontrar.

Otra ventaja que se le achacaba hasta hace poco (y se sigue haciendo, incluso entre algunos veterinarios) al pienso frente a la dieta natural era el mayor efecto abrasivo de éste sobre los dientes y su beneficio para la prevención del sarro. Sin embargo varios estudios recientes han demostrado que en realidad no es cierto: los perros tienen una dentadura afilada y no plana diseñada para morder, desgarrar y masticar carne cruda, de modo que cuando un perro come pienso o bien se lo traga o bien lo destroza de forma que no llega a las partes inferiores del diente o a la encía, que es donde comienzan los problemas dentales. De hecho, el pienso puede contribuir a la aparición de problemas dentales cuando los restos destrozados se acomodan entre los dientes impulsando el crecimiento bacteriano.

Finalmente, en lo que respecta al adecuado desgaste de las piezas dentales, en el caso de la alimentación natural es necesario suplir este inconveniente añadiendo complementos a la dieta natural en la forma de huesos crudos (nunca cocinados) no quebradizos tales como rótula de vaca.

>> Siguiente: La Dieta Natural